La sociedad de los femicidios

Micaela García era una joven entrerriana estudiante universitaria de 21 años comprometida con la defensa de los derechos de las mujeres. Hacía una semana que había desaparecido en Gualeguay y ahora su nombre está en los titulares de los medios y en todas las redes sociales, por haber sido víctima, ella misma, de un nuevo femicidio. Flagelo que, en nuestro país, sucede lamentable e injustamente cada 18 horas. Sabemos que el presunto autor del crimen es José Luis Wagner y actualmente está siendo investigado. Este hombre había sido condenado en 2012 por dos violaciones, pero salió en libertad condicional, un beneficio que se otorga en caso de buena conducta. Esto abre al menos dos reflexiones: la primera acerca de las políticas penitenciarias, las facultades discrecionales de los jueces y su responsabilidad frente a la violencia de género y la otra, sobre qué tipo de sociedad hace posible que una joven sea violada y asesinada por el solo hecho de ser mujer.

En la sociedad donde vivía Micaela, la nuestra, la que todos y todas formamos parte, el odio, la discriminación y el desprecio hacia las mujeres, aceita cotidianamente los engranajes para que la violencia de género continúe ejerciéndose, muchas veces con impunidad y en silencio. La justicia, como cualquier organización social, reproduce los mecanismos machistas y la gran mayoría de las veces no garantiza los derechos de las mujeres ni protege frente a la violencia machista.

En la sociedad donde vivía Micaela, se suele culpar a las víctimas por lo que les sucede a diario. En este caso, como en otros, ya se han escuchado, otra vez, las voces acusadoras y justificadoras del crimen,  por caminar por la calle a las 5 de la mañana o por usar un short muy corto.

En la sociedad donde vivía Micaela, es evidente que las políticas públicas no alcanzan para luchar eficazmente contra el machismo y promover una educación igualitaria y no sexista.

En la sociedad donde fue asesinada Micaela, quienes defendemos los derechos, la dignidad y la vida de las mujeres sabemos que el trabajo es arduo pero impostergable.

Desde el Plan de Acciones contra las Violencias de Género de la Universidad Nacional de Córdoba nos sumamos al repudio de este femicidio y exigimos una urgente revisión del código penal que garantice tratamiento y condenas efectivas para los violadores y asesinos. Necesitamos más y mejores políticas públicas que promuevan  una sociedad donde Micaela y tantas otras sigan vivas, libres y sin miedo a transitar por ciudades para todas y todos. Insistimos que la eliminación de las violencias de género es una responsabilidad colectiva, y que vos, que ahora podés leer estas palabras, también sos parte de la solución. Ni una menos, vivas nos queremos.-

Plan de Acciones y Herramientas para prevenir, atender y sancionar las Violencias de Género en el ámbito de la Universidad Nacional de Córdoba
Coordinadora Programa Género: Lic. Analía Barrionuevo
Equipo Interdisciplinario: Lic. Laura Cordero, Lic. Soledad Quadri, Dra. Gabriela Robledo Achával y Dra. Lorena Saletti-Cuesta